aquientrenos

Home of Hergit Llenas Online

Category: HEROES

El magisterio es sexy

happy-teacher2

La profesión de educador carece del respeto y de la reputación que solía tener en la sociedad americana hasta hace apenas unas cuantas décadas. Debido a esta crisis (¿de percepción?) a nuestra juventud no le atrae esta carrera por considerarla un oficio menor. Cada día menos estudiantes se enlistan en el magisterio. Sin embrago, tanto a nivel estatal como a nivel nacional, el déficit de maestros va vertiginosamente en aumento.
Para ayudarle a entender la envergadura de este problema le voy a dar una imagen que vale cien mil palabras: yo he visto a un director de escuela ahogarse en lágrimas de impotencia y de frustración al pensar en la posibilidad de tener que abrir su plantel con seis o siete maestros sustitutos. ¿Por qué? Porque un sustituto generalmente carece del aval, la experiencia y el entrenamiento para darles a sus hijos, señores lectores, la clase de educación de calidad que ellos se merecen.
Al analizar la carrera de educador, ¿está el vaso medio lleno o medio vacío?
Por un lado, se dice que es una carrera pobremente recompensada y un verdadero martirio. Por otro, ¿no será la ocasión perfecta para redefinir la trayectoria de una vida, cambiar el curso de una historia, formar y reformar otro ser humano, quien, de lo contrario, pasaría por su tiempo sin haber explotado toda su potencialidad?
De esto último habló el cantante Clint Holmes, quien nos contó que debía su exitosa carrera en Las Vegas a su maestra de quinto grado. Ella “fue responsable de haber implantado en mi cerebro la idea de aprender a tocar un instrumento musical: el saxofón. Sin ella, hoy yo no estaría aquí,” dijo Clint.
¡Y es que de eso se trata! El magisterio, cuando está bien impartido, tiene la capacidad de desenterrar los talentos, de pulir las habilidades innatas, de ayudar a vencer los miedos, de elevar las habilidades naturales y presentes en cada niño a fin de vencer la batalla contra la ignorancia y el analfabetismo.
Se podría decir que un maestro es un semi-dios, cuya responsabilidad es convertir día a día el polvo en barro y el barro en una pieza magistralmente lograda. Un semi-dios íntimo, humano e imperfecto, pero igual, con el talento maravilloso de dar un giro al eje de una existencia.
Mi propia existencia tuvo su redentora. Fue mi maestra de tercer grado: Doña Lucía de Jesús Álvarez. Mi mentora y mi amiga hasta un día del 2012 cuando murió. Y es por personas como ella, que entienden el papel inconmensurable, vital e importante que juegan en nuestras vidas, que el magisterio es un vaso medio lleno, o como diría la Doctora Edith Fernández al referirse a esta bella vocación: “es una profesión sexy.”

http://eltiempolv.com/opini%C3%B3n/aqu%C3%AD-entre-nos-28<a

Advertisements

Beverly Mathis: Larger than Life

Beverly Mathis

Berverly Mathis: Un ser gigante

 Aunque retirada, Beverly Mathis continúa recogiendo comida  para  familias necesitadas, repartiendo zapatos entre los niños descalzos, colaborando en obras filantrópicas con sus hermanas universitarias de Delta Sigma Theta, sirviendo en la iglesia, entrenando voluntarios, llevando ancianitas al médico y viajando al otro lado del planeta para estar presente en la ceremonia de graduación de un ex alumno, quien la recuerda y le agradece aquel tiempo transcurrido en la escuela  cuando la luz de esta maestra iluminó para siempre su vida.

 A Beverly le queda de Tennessee  el hermoso acento sureño, y de las horas dedicadas a escuchar La Palabra  le ha quedado la entonación propia de los pastores: vibrante, cautivadora y  poderosa. Así, con esos mismos adjetivos yo describiría a toda su persona. She is larger than life.

Durante dieciséis años fue la directora de la escuela Kermit Roosevelt Booker , situada en el corazón de una comunidad pobre y como todo lugar estragado por la desigualdad social, afectado por mil tragedias: drogas, hogares rotos, desempleo y un nivel académico extremadamente bajo en los adultos y en consecuencia, también en los niños.

¿Puede alguien lograr levantar a esta población por encima de las tristes expectativas que se tiene de ella, por encima de las funestas estadísticas que todavía se repiten generación tras generación?…¡Berverly Mathis lo logró!

 Lo logró gracias a una tenacidad sin comparación y a la aplicación efectiva de sus vastos conocimientos sobre la educación temprana (35 años de experiencia), gracias a la cual ella ha acumulado una larga lista de galardones, reconocimientos y premios.

Pero mayor aún que su preparación es su inmenso amor por los niños. Un amor que no cesó ni en los momentos más oscuros de su lucha contra el cáncer y que la impulsó a tocar de puerta en puerta, muchas veces acompañada de sus hijas Ashley y Tya*, buscando mecenas, conversando con los padres y abogando, abogando, abogando.

En sus años al mando de Booker nunca le tembló el pulso para interrumpir los juegos de dominós de las esquinas: “las clases empiezan tal día ¡no dejen de traer a sus niños!,” ni para irrumpir en las iglesias, persuadiendo a los líderes religiosos de  plantar en las mentes de la audiencia la pregunta: ¿cuándo fue la última vez que usted fue de visita al salón de clases de sus hijos?… 

De pie  frente al portón de la escuela, bajo el sol, contra viento y marea, la directora  no dejaba pasar un día sin regalar una sonrisa y dar una bienvenida calurosa, aunque ella supiera que no todos los padres cruzarían el umbral de la escuela…o el de sus propias casas. Por eso entrenó a los alumnos a levantarse, vestirse y caminar hasta la escuela al oír estallar en las bocinas  las letras inspiradoras de la canción I believe I can fly. Y si no había ropa limpia para vestirse, entrenaba los niños  a levantarse y ponerse cualquier cosa ya que en la escuela los cambiarían. Y si de lleno los chiquitos no venían, ella se trepaba por una ventana y entraba a buscarlos; alguna vez dentro de una casa a oscuras donde los gusanos crecían sobre una pila de platos usados.

El suyo fue un trabajo titánico! Pero un trabajo que pagó sus frutos produciendo mejorías académicas impresionantes, un clima de trabajo provechoso  para los maestros,  y un incremento exponencial en la  participación  de las familias y de la comunidad  en la escuela.

Un trabajo que Bervely Mathis dice nunca haber sido tal:  -“No he tenido que trabajar ni un día de  mi vida. Lo que hago es tan maravilloso, amo tanto dedicarme a los niños, que no puedo llamarlo un trabajo, sino mi llamado.”

La Doctora Mathis es una leyenda viviente y la prueba palpable que la influencia de una sola persona puede de hecho cambiar  el curso de miles de vidas… de toda una vecindad.  Hoy la celebramos ¡con tambor y panderetas! por haber dedicado su vida entera a demostrar que la educación es la clave para romper completamente con las cadenas de los nacidos en la desigualdad.

http://www.eltiempolasvegas.com/articles/2013/07/25/ciudad_and_estado/doc51f16b69a237a197458085.txt

****

*Tya & Asley  fueron favorecidas  con la beca estatal Millennium creada por el gobernador Kenny Guinn, de quien Beverly es una gran admiradora.

Rosita Castillo- Valor y Audacia Sin Par

                              Rosita22

El pánico y los mitos relacionados con el contagio y  la transmisión del SIDA, nacidos en el furor de la epidemia, son cosas del pasado. Eran ideas de  entonces, de finales de los 80’s; no obstante,  hay quienes aún creen que el portador del virus HIV es un sentenciado a muerte.  Rosita Castillo ha dedicado gran parte de su vida a  la concientización pública de esta enfermedad y a educar sobre los muchos otros mitos existentes en torno a la sexualidad.

Rosita es abuela de Lorenzo y Homero, a quienes considera sus grandes amores, y madre de dos hijas: Reyna María y Krystal. Como su madre, Doña María Paz, Rosita es un ejemplo de  valor y   audacia sin par. Es una mujer capaz de  aventurarse por entre los callejones  de Seattle, a donde los adictos   solían compartir las jeringuillas que propagaban el HIV, y armada solamente de su poder de convicción, lograr reformar la conducta y cambiar los hábitos de este grupo marginal.

Pero más allá de su trabajo como trabajadora social existe  Rosita-la voluntaria, la solidaria, la amiga. Una Rosita que al ver a un semejante desahuciado y rechazado por su familia, decide adoptarlo  y velar por que se cumpla su último deseo: tener  un final digno,  lejos de la fosa común donde se arrojan  las almas que no tienen dolientes. Rosita con sus propias manos le teje a José,  agonizante, una colcha de lilas y rosas y se ocupa de llevar su cuerpo a la catedral para el póstumo adiós. Cuando a José le alcanzan las fuerzas, ella lo lleva a comer a su restaurante favorito. Y por eso antes de marcharse él  le pide un deseo más: “Rosita,  talla sobre mi tumba una rosa en honor de tu nombre.”

Y es esa flor sobre la piedra silente la que habla del amor de esta buena samaritana. Esa flor es un símbolo que demuestra que antes del título  universitario, antes de los galardones dados por la Cruz Roja y antes de sentarse en las sillas de los ministerios de salud, antes de todo eso, Rosita ya abría su hogar en medio de la noche para dar refugio a una mujer abusada; o se iba a la penitenciaria de Walla Walla a servir a aquellos a quienes el sistema  continúa negando el derecho a protegerse sexualmente.

A pesar de los años transcurridos, a la oficina siguen llegando cartas de uno que otro presidiario dando las gracias  por el apoyo que Rosita le prestó.  Y años y años después de unas charlas, todavía llegan llamadas  de personas  salvadas gracias al descubrimiento temprano de un  cáncer en el seno o un cáncer cervical.

Algunas de esas llamadas son el resultado de una cadena de voces: la voz  de una promotora entrenada por Rosita, o de una voluntaria, o de una vecina que la escuchó  por la radio.

-¡Pasen el mensaje!-les dice.

Y el mensaje ha pasado de boca en boca, tocando  a miles de oyentes. Y en ocasiones  ha llegado a tiempo a los oídos  de un inmigrante transgénero, de una madre hispana, de un adolecente a quien este conocimiento le salva la vida. Y de ahí que el mantra de Rosita sea: “El conocimiento da poder.”

¡Y es por darnos de ese poder que hoy la celebramos!

http://eltiempolasvegas.com/articles/2013/07/11/ciudad_and_estado/doc51df476337036704466713.txt

 

27 madres y un papá:la semilla de un nuevo nivel de expectativa

ELL_Entireclass2013

Venimos a este país a trabajar, a producir, a cubrir las necesidades elementales que nos fueron negadas en nuestros países de origen. De no haber tenido necesidades, no hubiéramos venido a los Estados Unidos. Nuestra ética de trabajo es ejemplar porque sabemos lo que es partirse el lomo con orgullo, laborando por largas horas y a veces por poco dinero.
“El trabajo ennoblece” decimos, “mientras hayan fuerzas” decimos, “ ni hijo no terminó la escuela, pero trabaja” decimos. Y ese amor al trabajo es un rasgo positivamente distintivo y al mismo tiempo es nuestro peor enemigo. Y les digo por qué:
De acuerdo al Instituto Nacional de Salud, (National Institutes of Health) el factor principal para el éxito académico de un niño, es la habilidad de lectura de la madre. La madre es quien modela y moldea el barro blando que es un niño. El niño aprenderá sus primeras palabras al escucharlas y repetirlas de la madre; siempre imitándola, siguiéndola, interactuando con ella.
Nuestras madres nos marcan, nos forman, nos hacen y si quieren, con una frase, nos deshacen: ¡Qué bruta, no sirves para nada!
Nuestras madres siembran en nosotros las primeras y más importantes expectativas: serás carpintero, serás abogada, serás un borracho, o serás el próximo presidente.

Cuán pequeña o cuán grande sea la semilla de esa expectativa, dependerá de las aspiraciones de la madre y cómo esas aspiraciones se proyecten en sus propios hijos. Mientras más aspira ella, más grandes son los sueños para la próxima generación.
Toda madre amorosa desea  que sus hijos no lleven una vida tan dura como la suya, quiere que sus hijos se preparen, que se hagan de una carrera, que se eduquen para que tengan un futuro mejor.
¿Cómo?, se preguntan.
-Pues educándose e involucrándose ellas primero , es la respuesta.
Yoli, madre de dos niños en primaria, dice: “yo quería darle más apoyo a mis hijos, pero ni siquiera terminé mis estudios. Por eso me inscribí en la escuela donde van mis hijos. Ahí estaban ofreciendo clases gratis de ingles y otras clases para instruir a los padres. He aprendido mucho. Se lo recomiendo a todos los papás y mamás. Las notas de mis hijos han mejorado mucho. Creo que ahora se esfuerzan más al ver lo mucho que yo me esfuerzo.”
Hollingsworth, Paul Culley, Sewell, W.P. Williams, Kit Carson, Tom Williams y muchas otras escuelas más ofrecen estos programas. De hecho, su servidora trabaja para The Public Education Foundation a cargo de uno de ellos que acaba de concluir, por el año escolar, el pasado mes de Mayo.
En esta fiesta de despedida del programa, 27 madres y un papá dieron su discurso. Cada discurso fue especialmente emotivo y diferente, pero en todos se encontraba la semilla de un nuevo nivel de expectativa para ellos y sus niños. Uno que da por entendido que aunque el trabajo dignifica, la educación ELEVA y por tanto, conformarse con un trabajo, sin educarse, es simplemente inaceptable.
Y por esa realización, tan poderosa, es que hoy ¡celebramos estas 27 madres y un papá!http://eltiempolasvegas.com/articles/2013/06/27/ciudad_and_estado/doc51cc8554a4ac8927686569.txt

Laura Gracia:el camino para alcanzar una meta no es siempre fácil

Laura Gracia-PIC

A sus 19 años Laura Gracia ha sido finalista de un concurso local de poesía, ganadora de cuatro becas universitarias otorgadas por la Public Education Foundation, graduada de la escuela Rancho con el rango de estudiante Valedictorian -o sea considerada entre las mejores de su clase- y coronada con el segundo lugar en careos o debates escolares en la división correspondiente a su escuela.

Voluntaria extraordinaria, con más de 200 horas de labor comunitaria durante el transcurso de año escolar 2012-13, Laura Gracia ha servido con entusiasmo y dedicación a la Sociedad de Lucha contra el Cáncer, Best Buddies, Music 4 Life, La Fundación contra la Diabetes Juvenil y la Asociación de Estudiantes en Ocupaciones de la Salud (Health Occupation Students Association, HOSA)
Como si fuera poco, sirvió de editora del libro anual de estudiantes de su escuela preparatoria y ayudó también con el diseño gráfico del mismo. Todo sin abandonar su pasatiempo favorito: la natación sincronizada, habilidad gracias a la cual ha podido trabajar como salvavidas y ganar algún dinero.
Laura ingresará en el otoño a la carrera de psicología en la Universidad de Nevada-Reno, pero el camino para alcanzar esta meta no ha sido fácil. Primero sobrevivió la pérdida de su querido abuelo; y luego, con la llegada de la recesión económica, sus padres se quedaron desempleados casi al mismo tiempo. A pesar de creer con pasión en el valor de la educación de sus dos hijas, ninguno de los dos pudo proveer los recursos necesarios para enviarlas a la universidad, pues de golpe se encontraron prácticamente en la ruina. La estabilidad del hogar sufriría aún más sacudidas con los altibajos que tanto estrés produjo en el matrimonio.

Cada adolescente – como usted recordará- libra una la batalla interna por la búsqueda de una identidad individual y por hallar un sitio dentro de la colectividad. Para Laura, mitad mexicana,mitad caucásica, dar con ese espacio donde pudiera ser ella y ser aceptada, fue particularmente difícil. En la escuela no cabía entre las latinas por parecer blanca, ni entre las blancas por llamar a su grandfather “abuelo”. Del cruce de culturas, de religiones, de genes, Laura emerge como una jovencita con más preocupaciones sobre su identidad que “las comunes”, si es que tal cosa existe… Sin embargo, a fuerza de carisma natural y puro instinto de supervivencia, logró ser querida y aceptada por muchos.
Su inteligencia, creatividad y empatía es proverbial. Su deseo de ayudar a los demás la destaca como una persona excepcional, ¡y por eso hoy la celebramos!
Y celebramos a Manuel Retama y a Unique y a los cientos de estudiantes que contra viento y marea, pidiendo becas, tocando puertas, dándose en cuerpo y alma, lograron el sueño de graduarse y ahora van encaminados hacia una educación superior.
Gracias a los todos los graduados de este año por demostrar que sí se puede!

Doña Ofelia Pérez: cada cultura que desaparece, disminuye la posibilidad de vida.

dona ofelia
Doña Ofelia Pérez ha dedicado su vida a la conservación de la danza de los matachines.
A pesar de sus años, ella cose y decora el vestuario de los danzantes con sus propias manos, usando los mismos materiales empleados hace siglos atrás.
Para Doña Ofelia es una abominación  usar carrilos hechos de plástico y zapatillas deportivas como parte del vestuario tradicional. Por eso, a fin de mantener la autenticidad de sus trajes, no le pesa ir a buscar el bambú al monte, ni construir el calzado de puro cuero de acuerdo a las técnicas autoctonas, aunque sean la más rudimentarias.
En su fiel apego a la tradición no hay obstáculo insalvable. Por ejemplo, cuando le ha faltado un lugar para sus prácticas, el grupo se ha ido a bailar en medio del calor del desierto. Y alli, los matachines, “gente que llevan el tambor por dentro“, reviven su danza ancestral sobre la arena candente -a veces- peleandose con el viento.
En el Laberinto de la Soledad Octavio Paz dice: “Cada visión del mundo que se extingue, cada cultura que desaparece, disminuye la posibilidad de vida.

Doña Ofelia y sus hijos, ocho en total, engrandecen la vida al mantener vigentes las raíces de su cultura y la herencia de su pueblo. De lo contrario, este arte quizás estaría muerto en nuestra comunidad.
Alguna gente me pregunta por qué no elegí una danza más glamorosa, comenta Doña Ofelia.
Y la respuesta es:
-”porque esta es la danza de mis antepasados. El abuelo se la enseñó a mis hijos, mis hijos a sus hijos y así lo hemos hecho de generación en generación.”

La fecha de apertura y de cierre de las actuaciones de los matachines varían considerablemente de cuidad en cuidad. En la nuestra, la celebración culminante ocurre en la casa de la familia Pérez el día 12 de Diciembre cuando se celebra la fiesta de la Virgen de Guadalupe.
Al frente de la casa una figura de la virgen adorna la entrada y en ella se dan citas año tras año cientos de personas que vienen a cumplir sus “mandas” (las mandas son promesas hechas a la virgen)
Mariachis, amigos y vecinos cantan y oran en una celebración que empieza temprano en la madrugada y toca su fin muy tarde en la noche. Pero aunque la celebración termina, el legado de Doña Ofelia Pérez permanece…y por eso ¡hoy la celebramos!

http://www.eltiempolasvegas.com/articles/2012/03/15/ciudad_and_estado/doc4f62464cc114e287803565.txt

Carlos Santana: Super Natural

Santana
Hace unos años tuve el privilegio de acompañar a un joven de la fundación Make A Wish a conocer al músico Carlos Santana en persona.
Fue una experiencia increíble!
Santana es muy pausado, centrado…su presencia llena el espacio de una energía calmada y muy luminosa.
Le habló a Jonathan, sobreviviente de cáncer, con tanta esperanza!
Le dijo de cómo el pensamiento positivo cambia al humano a nivel molecular. De cómo el ego, nuestro propio ego, es lo primero que debemos superar ya que el dolor, los pensamientos negativos, la tristeza, las ansias de suicidio, son el resultado de nuestro “yo” haciéndonos creer que “porque cremos que somos ‘muy especiales’ y merecemos algo mejor”.
-La individualidad, continuó, es la renuncia a la unidad que somos todos juntos y que somos con Dios.
Habló de cómo las guerras, la cólera y la soberbia que envenenan este planeta representan el amor al poder. Y que solo el poder del amor nos hace UNO con lo divino.
Santana conversó con tanta espiritualidad y humildad…y sin embargo, no es un hombre religioso.
Mencionó la muerte de Michael Jackson y de cómo Michael vivió una vida cambiando constantemente de máscara sin saber que desde el principio él siempre fue bello.Conceptos que ya hemos escuchado alguna vez, o leído tal vez…pero !qué vibración tan palpable cuando uno está en la presencia de alguien que los vive día a día!
Salí de ahí sintiendo que quería llorar, aunque no de la alegría ni de la impresión, si no de vergüenza.
Vergüenza conmigo misma, vergüenza ante las miserias que alguna vez elegí sentir a fin de justificar mis quejas.

Ser feliz es una elección“, dijo. “Uno escoge si quiere ser feliz o infeliz, es una opción personal.
Me vino a la memoria aquel viaje que hice a Santiago y de cómo me sorprendía ver la alegría del naranjero parado en un semáforo, bailando en las esquinas, y las risas de los hombres durante los juegos de dominó.

En Quisqueya, un país pobre, viviendo en situaciones sumamente desfavorecidas, este pueblo encuentra razones para ser feliz.
Siempre escuché decir que toda persona exitosa cuanta sus bendiciones y tiene una actitud agradecida con la vida. Me tocó verlo en un músico que ha sido capaz de sobrevivir por tres décadas, cuando una generación entera de otros músicos de su época han muerto o desaparecido.  Santana dice haber sobrevivido el paso del tiempo gracias a su flexibilidad. Porque entiende que debe “quitarse del medio” y dejar que se obre a través de él. “Todos hemos sido bendecidos con un don y nuestro único deber es dejar que éste se canalice a través de nosotros.”

Yerania: “las madres, en especial las solteras, no podemos olvidar que superándonos, superamos a nuestros hijos”

yerania mesa

Haciendo malabares para jugar el papel de padre y madre, sostener financieramente un hogar, educarse y educar a su hijo, Yerania dejo en el camino un mar de lágrimas, mil noches mal dormidas y uno que otro jirón de su vida. Por que la labor de una madre soltera es ardua, me consta puesto que yo misma soy producto del estrés, la depresión y el aislamiento de una madre que llevaba por sí sola la carga de una familia.
Nuestra heroína de hoy, Yerania Meza, a los 19 años se sumó a la larga lista de jóvenes hispanas que embarazaron antes haber terminado la escuela.
“Mi mayor reto fue graduarme de la escuela secundaria al tiempo que me ocupaba de mi hijo.”
Es un balance muy difícil de lograr: darle el cien por ciento a nuestros hijos sin privarnos ciento por ciento de nosotras mismas. Las madres, en especial las solteras, no podemos olvidar que superándonos, superamos a nuestros hijos. La vida es como un elevador, te subes y esperas que cada vez que la puerta se abra te encuentres un piso más arriba, pero si no te preparas, si no pones de tu parte y no haces un esfuerzo por educarte, te quedas atorada en el mismo piso para siempre. Nos envolvemos en las tareas diarias de criar a los pequeños y nos llegamos a creer que no tenemos tiempo para nosotras y con eso perpetuamos la cadena de sufrimientos que cargamos -las latinas- desde los tiempos de nuestras abuelas.
Nacida en Ensenada, Baja California, los padres de Yerania se mudaron a los Estados Unidos en busca de trabajo cuando ella tenía 16 años. Es una hija agradecida del apoyo que siempre le han prestado sus padres, una madre orgullosa y una lectora empedernida. Aprendió el ingles siendo adulta, contradiciendo el viejo refrán que dice que “cotorra vieja no aprende a hablar.” Yerania sabe hablar y sabe hablar muy bien. Es una oradora consumada!
Su talento para comunicarse y su liderazgo se han hecho evidentes a través del trabajo que ha realizado con los jóvenes del Movimiento Familiar Cristiano y su devoción por Atrévete a Ser, una organización enfocada en la superación personal.
Con alegría y dedicación, Yerania organiza talleres de ayuda, participa en obras de teatro, promueve seminarios, corre la voz sobre eventos comunitarios, habla en público, organiza presentaciones y lubrica con sutileza las interrelaciones del grupo. Yerania, siguiendo los pensamientos de Don Miguel Ruiz, tiene un ACUERDO con ella, con los demás y con Dios, un acuerdo que la hace digna de admiración. Y por eso hoy la celebramos!

WILMER MEJIA: da de comer a personas sin hogar, trabaja con jóvenes pandilleros y…

Willmer
Para desafiar las estadísticas existe gente como el joven Willmer Mejía.
Y es que los dados están tan cargados con el plomo de malas noticias: la deserción escolar, las gangas, los embarazos a destiempo, la falta de una figura paterna y demás, que apostar a nuestra juventud hispana es un acto de fe, más que de cifras.
Willmer Mejia, a sus 24 años, de madre guatemalteca, es formal, trabajador, estudioso y espiritual. Un hispano que cree en la capacitación y quien ha demostrado una vocación de servicio inagotable.
Empezó a trabajar muy tempranamente para ayudar a su madre con los gastos de la casa. Y sin descuidar sus tareas académicas, ni dejar de lado su compromiso con la iglesia, Willmer, al cumplir la mayoría de edad, ya era supervisor de piso del Tropicana.
Sus amigos lo describen como carismático, elocuente, maduro para su edad, respetuoso, apegado a los valores familiares y siempre dispuesto a ayudar.
Su madre lo considera inquieto y abordable. El se describe a si mismo como un amigo leal.
Amante de la música, Willmer toca la batería y el teclado y le encanta el basquetbol. Acaba de concluir la carrera de Administración de Empresa y se apresta a entrar a UNLV en el área de Finanzas.
Su conversación denota un carácter humilde y una habilidad natural para conectar con personas extrañas. Tal vez, me atrevo a concluir, el haber tenido que cambiar de escuela tantas veces, lo adiestró en el arte de hacer amigos con facilidad.
Su labor en la comunidad incluye proyectos desde dar de comer a personas sin hogar, hasta trabajar con jóvenes involucrados en actos de violencia, drogadicción y victimas de abuso sexual. El pastor lo considera su mano derecha. Y es, además, cantante, el hombre de la casa y un hijo que puede decir, sin una pizca de dolor o de rencor: “Mi padre nos dejo cuando yo tenia seis meses…lo vi por primera vez a los 16 años”. “Cuando nos presentaron, se miraba feliz”
Por su liderazgo y su articulado bilingüismo, Willmer es reconocido y admirado. Por ser el primero en llegar y el ultimo en irse, por vivir colmado de esperanza y regando esperanzas, convencido de que con enfoque y fe, todo es posible, Willmer, ¡hoy te celebramos!

Rosita Morales-Peralta: A Taste of Nicaragua

Rosita Morales Peraltacon Gobernador SandovalRosita Peralta-A taste of Nicaragua

Responsable de haber creado el consulado móvil nicaragüense, fundadora de múltiples organizaciones comunitarias y autora de un libro de cocina, nuestra heroína, Rosita Morales-Peralta es una señora jovial llena de amor, de humor y de un gran positivismo.
Hasta los quince años, Rosita no conoció otra que la vida cómoda que le proporcionada su padre, dueño de una prospera finca cafetera. Ahí pasaba tranquilamente el verano, y luego se iba al internado de monjas donde cursaba sus estudios.
La política, la vida citadina, el paradero de su madre, eran todas cosas ajenas a ellas, pero al explotar la revolución sandinista, su realidad de pronto se volvió otra.
-Tiene 48 horas para salir del país, le dijeron.
Y así, sin más, Rosita salió de Nicaragua con una mano adelante y otra atrás. Al aterrizar en San Francisco la esperaba una extraña a quien con el tiempo aprendería a reconocer como su mamá.
Uno no sabe lo que tiene hasta que no lo pierde, dice el refrán. Y Rosita no supo lo que había perdido hasta cuando se encontró recogiendo uvas en Livermont, California. “Había días que me echaba a llorar en pleno campo”, nos cuenta; luego hace una pausa y finalmente agrega, “cuando me veía así pensaba: yo estoy ahorita en el lugar de los trabajadores de mi papá. A pesar de eso “no soy una persona resentida”. Por el contrario, “ha sido una gran lección de humildad.”
Ni tonta ni perezosa, Rosita aprendió inglés, adquirió una formación que le permitió alcanzar mejores oportunidades de empleo, y hoy por hoy es la presidente de la Fundación Nicaragüense y la precursora de Latinas en Acción, una organización cuyo propósito es ayudar a la mujer hispana a capacitarse, a levantarse de situaciones tales como el desempleo, la falta de hogar, el abuso doméstico, el abuso laboral y la explotación sexual.
-“La idea es crear una red de apoyo que aúne las fuerzas de toda la comunidad, sin importar las nacionalidades. Unidas, apoyándonos entre nosotras, las mujeres podemos formar una trenza que nadie puede romper. Mi visión es llegar a tener un centro de servicio en Las Vegas, dotado de los recursos necesarios para ayudar a las niñas prostituidas y a las mujeres en general… porque hay muchas cosas que tienen que cambiar. Y hay que entender las leyes y utilizarlas inteligentemente para producir ese cambio.”
También en Nicaragua, el país que tan brutalmente le enseñó el quítate tú pa’ ponerme yo, Rosita está aportando su grano de arena para generar algunos cambios. Lleva ropa de regalo, juguetes, zapatos, champú y jabones, y se los entrega a la muchedumbre hambrienta, desesperada, que habita La Chureca, el basurero más grande de Centro América. Un lugar donde los niños y los adultos escarban 7 kilómetros de despojos, peleándose con los buitres por un pedazo de pan. Para esa población paupérrima, una lata de aluminio o una botella de plástico representa la esperanza de sobrevivir un día más. A ellos Rosita les trae cientos de canastas básicas, vacunas y -varias veces- a un pediatra, primo suyo.
-¿Por qué, entre tantos necesitados, vas a La Chureca? le pregunto.
-Por una foto que vi de una niña comiendo desperdicios sentada en una pila de basura, con un buitre a su espalda. Me partió el corazón.
Y es por esa naturaleza suya, que se conmueve y se mueve a la acción, que hoy celebramos a Rosita Morales-Peralta: una activista, una líder y un rayo de sol.

http://eltiempolv.com/articles/2013/05/30/ciudad_and_estado/doc51a7986d577e4829637870.txt