WILMER MEJIA: da de comer a personas sin hogar, trabaja con jóvenes pandilleros y…

by hergit11

Willmer
Para desafiar las estadísticas existe gente como el joven Willmer Mejía.
Y es que los dados están tan cargados con el plomo de malas noticias: la deserción escolar, las gangas, los embarazos a destiempo, la falta de una figura paterna y demás, que apostar a nuestra juventud hispana es un acto de fe, más que de cifras.
Willmer Mejia, a sus 24 años, de madre guatemalteca, es formal, trabajador, estudioso y espiritual. Un hispano que cree en la capacitación y quien ha demostrado una vocación de servicio inagotable.
Empezó a trabajar muy tempranamente para ayudar a su madre con los gastos de la casa. Y sin descuidar sus tareas académicas, ni dejar de lado su compromiso con la iglesia, Willmer, al cumplir la mayoría de edad, ya era supervisor de piso del Tropicana.
Sus amigos lo describen como carismático, elocuente, maduro para su edad, respetuoso, apegado a los valores familiares y siempre dispuesto a ayudar.
Su madre lo considera inquieto y abordable. El se describe a si mismo como un amigo leal.
Amante de la música, Willmer toca la batería y el teclado y le encanta el basquetbol. Acaba de concluir la carrera de Administración de Empresa y se apresta a entrar a UNLV en el área de Finanzas.
Su conversación denota un carácter humilde y una habilidad natural para conectar con personas extrañas. Tal vez, me atrevo a concluir, el haber tenido que cambiar de escuela tantas veces, lo adiestró en el arte de hacer amigos con facilidad.
Su labor en la comunidad incluye proyectos desde dar de comer a personas sin hogar, hasta trabajar con jóvenes involucrados en actos de violencia, drogadicción y victimas de abuso sexual. El pastor lo considera su mano derecha. Y es, además, cantante, el hombre de la casa y un hijo que puede decir, sin una pizca de dolor o de rencor: “Mi padre nos dejo cuando yo tenia seis meses…lo vi por primera vez a los 16 años”. “Cuando nos presentaron, se miraba feliz”
Por su liderazgo y su articulado bilingüismo, Willmer es reconocido y admirado. Por ser el primero en llegar y el ultimo en irse, por vivir colmado de esperanza y regando esperanzas, convencido de que con enfoque y fe, todo es posible, Willmer, ¡hoy te celebramos!

Advertisements