Coco'sWords

Hablemos de educación

Tag: Latino Leaders

WILMER MEJIA: da de comer a personas sin hogar, trabaja con jóvenes pandilleros y…

Willmer
Para desafiar las estadísticas existe gente como el joven Willmer Mejía.
Y es que los dados están tan cargados con el plomo de malas noticias: la deserción escolar, las gangas, los embarazos a destiempo, la falta de una figura paterna y demás, que apostar a nuestra juventud hispana es un acto de fe, más que de cifras.
Willmer Mejia, a sus 24 años, de madre guatemalteca, es formal, trabajador, estudioso y espiritual. Un hispano que cree en la capacitación y quien ha demostrado una vocación de servicio inagotable.
Empezó a trabajar muy tempranamente para ayudar a su madre con los gastos de la casa. Y sin descuidar sus tareas académicas, ni dejar de lado su compromiso con la iglesia, Willmer, al cumplir la mayoría de edad, ya era supervisor de piso del Tropicana.
Sus amigos lo describen como carismático, elocuente, maduro para su edad, respetuoso, apegado a los valores familiares y siempre dispuesto a ayudar.
Su madre lo considera inquieto y abordable. El se describe a si mismo como un amigo leal.
Amante de la música, Willmer toca la batería y el teclado y le encanta el basquetbol. Acaba de concluir la carrera de Administración de Empresa y se apresta a entrar a UNLV en el área de Finanzas.
Su conversación denota un carácter humilde y una habilidad natural para conectar con personas extrañas. Tal vez, me atrevo a concluir, el haber tenido que cambiar de escuela tantas veces, lo adiestró en el arte de hacer amigos con facilidad.
Su labor en la comunidad incluye proyectos desde dar de comer a personas sin hogar, hasta trabajar con jóvenes involucrados en actos de violencia, drogadicción y victimas de abuso sexual. El pastor lo considera su mano derecha. Y es, además, cantante, el hombre de la casa y un hijo que puede decir, sin una pizca de dolor o de rencor: “Mi padre nos dejo cuando yo tenia seis meses…lo vi por primera vez a los 16 años”. “Cuando nos presentaron, se miraba feliz”
Por su liderazgo y su articulado bilingüismo, Willmer es reconocido y admirado. Por ser el primero en llegar y el ultimo en irse, por vivir colmado de esperanza y regando esperanzas, convencido de que con enfoque y fe, todo es posible, Willmer, ¡hoy te celebramos!

Rosita Morales-Peralta: A Taste of Nicaragua

Rosita Morales Peraltacon Gobernador SandovalRosita Peralta-A taste of Nicaragua

Responsable de haber creado el consulado móvil nicaragüense, fundadora de múltiples organizaciones comunitarias y autora de un libro de cocina, nuestra heroína, Rosita Morales-Peralta es una señora jovial llena de amor, de humor y de un gran positivismo.
Hasta los quince años, Rosita no conoció otra que la vida cómoda que le proporcionada su padre, dueño de una prospera finca cafetera. Ahí pasaba tranquilamente el verano, y luego se iba al internado de monjas donde cursaba sus estudios.
La política, la vida citadina, el paradero de su madre, eran todas cosas ajenas a ellas, pero al explotar la revolución sandinista, su realidad de pronto se volvió otra.
-Tiene 48 horas para salir del país, le dijeron.
Y así, sin más, Rosita salió de Nicaragua con una mano adelante y otra atrás. Al aterrizar en San Francisco la esperaba una extraña a quien con el tiempo aprendería a reconocer como su mamá.
Uno no sabe lo que tiene hasta que no lo pierde, dice el refrán. Y Rosita no supo lo que había perdido hasta cuando se encontró recogiendo uvas en Livermont, California. “Había días que me echaba a llorar en pleno campo”, nos cuenta; luego hace una pausa y finalmente agrega, “cuando me veía así pensaba: yo estoy ahorita en el lugar de los trabajadores de mi papá. A pesar de eso “no soy una persona resentida”. Por el contrario, “ha sido una gran lección de humildad.”
Ni tonta ni perezosa, Rosita aprendió inglés, adquirió una formación que le permitió alcanzar mejores oportunidades de empleo, y hoy por hoy es la presidente de la Fundación Nicaragüense y la precursora de Latinas en Acción, una organización cuyo propósito es ayudar a la mujer hispana a capacitarse, a levantarse de situaciones tales como el desempleo, la falta de hogar, el abuso doméstico, el abuso laboral y la explotación sexual.
-“La idea es crear una red de apoyo que aúne las fuerzas de toda la comunidad, sin importar las nacionalidades. Unidas, apoyándonos entre nosotras, las mujeres podemos formar una trenza que nadie puede romper. Mi visión es llegar a tener un centro de servicio en Las Vegas, dotado de los recursos necesarios para ayudar a las niñas prostituidas y a las mujeres en general… porque hay muchas cosas que tienen que cambiar. Y hay que entender las leyes y utilizarlas inteligentemente para producir ese cambio.”
También en Nicaragua, el país que tan brutalmente le enseñó el quítate tú pa’ ponerme yo, Rosita está aportando su grano de arena para generar algunos cambios. Lleva ropa de regalo, juguetes, zapatos, champú y jabones, y se los entrega a la muchedumbre hambrienta, desesperada, que habita La Chureca, el basurero más grande de Centro América. Un lugar donde los niños y los adultos escarban 7 kilómetros de despojos, peleándose con los buitres por un pedazo de pan. Para esa población paupérrima, una lata de aluminio o una botella de plástico representa la esperanza de sobrevivir un día más. A ellos Rosita les trae cientos de canastas básicas, vacunas y -varias veces- a un pediatra, primo suyo.
-¿Por qué, entre tantos necesitados, vas a La Chureca? le pregunto.
-Por una foto que vi de una niña comiendo desperdicios sentada en una pila de basura, con un buitre a su espalda. Me partió el corazón.
Y es por esa naturaleza suya, que se conmueve y se mueve a la acción, que hoy celebramos a Rosita Morales-Peralta: una activista, una líder y un rayo de sol.

http://eltiempolv.com/articles/2013/05/30/ciudad_and_estado/doc51a7986d577e4829637870.txt

Una Heroe llamada Judith Fleischman,¡con razón ha sabido ganarse el cariño de tantos!

Judith Fleishman

Considerando que la tasa de desempleo ha alcanzado niveles sin precedentes en los últimos años, cabría suponer que la mayoría de las personas se considerarían dichosas de contar con un trabajo. Sin embargo, en una encuesta reciente realizada por una organización independiente llamada The Conference Board, se encontró que la mayoría de los trabajadores en América, -un 60%- se encuentran insatisfechos con sus empleos actuales. Yahoo finance y la revista PARADE ratifican este porcentaje. Usted ya habrá notado cómo esta insatisfacción se hace palpable cuando entramos en contacto con gente que no está a gusto con lo que hace. Y de ahí que sea un verdadero placer dar con personas que aman su labor, que encuentran gozo en el deber cumplido y que se esmeran por dar el mejor de los tratos a todo el mundo. Nuestra heroína de hoy, Judith Fleischman, quien sirvió a nuestra comunidad desde 1999 en las oficinas de la ex congresista Shelley Berkley, es uno de esos raros ejemplares. Judith, mujer influyente y conectada, nunca ha permitido que se le suban los humos a la cabeza. Alegre, sencilla y con gran sentido del humor, es la persona indicada para decir las cosas, aún si son malas noticias, con tacto y empatía… ¡con razón ha sabido ganarse el cariño de tantos! Para muchos de sus clientes, Judith se convertiría en una amiga de por vida, invitada a participar de quinceañeras, bodas y celebraciones íntimas gracias al don de gente y amabilidad sincera que la caracteriza.
Nacida en Puerto Rico y educada alternativamente entre la isla y el continente, Judith posee un dominio de los dos idiomas que le ha permitido desarrollarse como una tremenda comunicadora, ella es un vínculo efectivo entre el sistema y el pueblo, y una maestra de ceremonias muy amena, lo que no es de extrañar considerando su chispa natural y su profundo entendimiento de la cultura local. No se puede estar al lado de ella por cinco minutos sin encontrar una razón para la risa, el remedio infalible. No obstante, lo que no es cosa de risa, es su entendimiento de cómo se mueven los asuntos en Washington, permitiéndole tener una visión de 360 grados de las problemáticas que nos afectan.
En cada interacción con ella, causal o profesional, queda en evidencia su espíritu de servicio que vas más allá de lo esperado, porque siempre está dispuesta a caminar – como se dice por estos lados- “the extra mile.” ¡Y es por eso que hoy la celebramos!
Ojalá que le llueva café en el campo. Ojalá que su savoir faire encuentre pronto un nuevo hogar en el seno de esta ciudad que tanto necesita de almas inclinadas a ayudar.

http://eltiempolv.com/articles/2013/04/04/ciudad_and_estado/doc515dc7074188a430308302.txt

Andrés Ramírez: toda nuestra vida diaria está ligada de una forma u otra al gobierno, a los dirigentes y a sus políticas”

andres ramirez

Así como a nadar se aprende nadando, la compasión y la empatía se aprenden a fuerza de percatarse de las injusticias y las desigualdades. Andrés Ramírez, el sexto hijo de una familia de trabajadores migratorios, recorrió América de arriba abajo y recorrió 14 recintos escolares antes de graduarse del bachillerato. Cualquiera se atrevería a pensar que de tanto moverse de aquí para allá el joven Andrés pudiera haber perdido su camino; sin embargo, fue todo lo contrario… esta experiencia le sirvió para obtener una perspectiva más amplia sobre las marcadas diferencias que encontraba de un lugar a otro. Tomando en cuenta cómo los gobernantes sentaban las pautas que marcaban el destino de los habitantes y cómo cada decisión política y cada política gubernamental afectaba la vida y las opciones de sus ciudadanos. Esta noción se le quedó colgada en el alma para convertirlo en el hombre que es ahora: un hombre humano, un hombre atento al pulso de la realidad local y su conexión/repercusión en el ámbito nacional. Alguien involucrado con los inmigrantes, los obreros, el medio ambiente, la salud, la educación y en general, con la justicia social. Alguien motivado por un deseo de ayudar doblemente significativo. Por ayudar de abajo hacia arriba: guiando, aconsejando, informando al público sobre los recursos existentes y posibles estrategias o vías de acción para resolver los problemas; y por ayudar de arriba para abajo: conectando Washington, la capital de la nación, con las problemáticas locales y los contextos en los cuales se desenvuelve nuestra gente. “Para lograr cambios hay que estar involucrado. Para tener influencia, hay que entender de política porque quienes están a cargo de las decisiones que nos afectan, aquellos que nos gobiernan, son los mismos responsables de crear una diferencia. Todos los aspectos de nuestra vida diaria están ligados de una forma u otra al gobierno, a los dirigentes y a sus políticas”No es sorpresa pues, que Andrés eligiera estudiar Relaciones Internacionales en la universidad de Georgetown y Gobierno y Política en la Universidad de Maryland. Ambas carreras, compaginadas con su pasión y sus experiencias en la comunidad dieron a luz a Ramírez Group, una compañía dedicada al manejo de asuntos públicos, estrategia de comunicaciones y consultoría política. Este testigo fiel, que no se cansó de mirar cómo vivía la gente del pueblo en tantos y tantos municipios, tiene unos ojos que cargan el peso de mil historias y sus circunstancias. En ellos se puede ver a un ser que no se toma las cosas con levedad, sino que existe para poner en la balanza y sobre el tapete situaciones que nos afectan a todos y cada uno de nosotros. ¡Y por eso que hoy lo celebramos!

http://www.eltiempolasvegas.com/articles/2013/03/21/ciudad_and_estado/doc514b4c4a42464072452719.txt