Carmen, incansable y persistente, jocosa e indispensable

by hergit11

Carmen Mahan y Gloria Estefan

Como su tierra costeña, Doña Carmen Mahan es una mujer alegre, cálida y llena de energía. Aunque nació en Barraquilla, Colombia, lleva 40 años viviendo en Las Vegas.
A su llegada se dedico a la peluquería y en poco tiempo se convirtió en la propietaria de un exitoso salón de belleza localizado en el otrora famoso Morocco Motel & Casino, en las Vegas Boulevard.
En sus 30 años como dueña, le extendió una mano generosa a mucha gente; gente que debía presentarse a una entrevista de trabajo y no podía pagar el costo de arreglarse el pelo, gente desconocida y gente recomendada, gente que no volvería a verla nunca más y gente que regresaba con el dinero meses después y a quienes ella no les cobraría un centavo ni muerta.
Cuando se necesitaron 6,000 firmas para presentar ante el congreso el proyecto de ley de asilo político, ahí estaba Carmen, pasando peticiones, incluso en medio de una fiesta en la Casa Blanca.
Cuando hubo que empujar la ley de mercado de libre comercio, ahí estaba Carmen.
Cuando los recién llegados requieren ayuda, ahí está Carmen, conectándolos con recursos médicos y dándoles soporte. Carmen recaudando fondos, organizando eventos, dando becas estudiantiles a través de la asociación colombiana de las Vegas (COLAVE).
Carmen aportando comida, voluntarios, bolsas, lapiceros a los talleres Ya es Hora, Ciudadanía!, incansable y persistente, jocosa e indispensable.
Y hasta cuando George W. Bush, en ese entonces presidente de los Estados Unidos, paso por Las Vegas, esperándolo en la pista de aterrizaje, como parte de una comitiva super exclusiva, ahí estaba Carmen.
–“Carmen, cómo estas?”, le dijo Bush en un español impecable. Y Carmen se pellizcó para asegurarse que no estaba soñando.
Carmen, Doña Carmen, Carmencita, es una de siete personas que fundaron COLAVE y un ejemplo de trabajo comunitario que nos inspira admiración y respeto.
Gracias a sus esfuerzos, los colombianos residentes en Las Vegas, pueden votar a distancia en las elecciones presidenciales de su país y cuentan con la presencia de un cónsul que viene a visitarlos dos veces al año.
Carmen, la penúltima de una familia de ocho hermanos, nadadora olímpica en su niñez, se juro a si misma lavar la curtida imagen que se tenia de los colombianos en nuestra cuidad y no cabe duda que lo ha logrado. Por eso, Carmen Mahan, hoy te celebramos!

Advertisements