Coco'sWords

Hablemos de educación

Tag: Nevada politics

Rosita Morales-Peralta: A Taste of Nicaragua

Rosita Morales Peraltacon Gobernador SandovalRosita Peralta-A taste of Nicaragua

Responsable de haber creado el consulado móvil nicaragüense, fundadora de múltiples organizaciones comunitarias y autora de un libro de cocina, nuestra heroína, Rosita Morales-Peralta es una señora jovial llena de amor, de humor y de un gran positivismo.
Hasta los quince años, Rosita no conoció otra que la vida cómoda que le proporcionada su padre, dueño de una prospera finca cafetera. Ahí pasaba tranquilamente el verano, y luego se iba al internado de monjas donde cursaba sus estudios.
La política, la vida citadina, el paradero de su madre, eran todas cosas ajenas a ellas, pero al explotar la revolución sandinista, su realidad de pronto se volvió otra.
-Tiene 48 horas para salir del país, le dijeron.
Y así, sin más, Rosita salió de Nicaragua con una mano adelante y otra atrás. Al aterrizar en San Francisco la esperaba una extraña a quien con el tiempo aprendería a reconocer como su mamá.
Uno no sabe lo que tiene hasta que no lo pierde, dice el refrán. Y Rosita no supo lo que había perdido hasta cuando se encontró recogiendo uvas en Livermont, California. “Había días que me echaba a llorar en pleno campo”, nos cuenta; luego hace una pausa y finalmente agrega, “cuando me veía así pensaba: yo estoy ahorita en el lugar de los trabajadores de mi papá. A pesar de eso “no soy una persona resentida”. Por el contrario, “ha sido una gran lección de humildad.”
Ni tonta ni perezosa, Rosita aprendió inglés, adquirió una formación que le permitió alcanzar mejores oportunidades de empleo, y hoy por hoy es la presidente de la Fundación Nicaragüense y la precursora de Latinas en Acción, una organización cuyo propósito es ayudar a la mujer hispana a capacitarse, a levantarse de situaciones tales como el desempleo, la falta de hogar, el abuso doméstico, el abuso laboral y la explotación sexual.
-“La idea es crear una red de apoyo que aúne las fuerzas de toda la comunidad, sin importar las nacionalidades. Unidas, apoyándonos entre nosotras, las mujeres podemos formar una trenza que nadie puede romper. Mi visión es llegar a tener un centro de servicio en Las Vegas, dotado de los recursos necesarios para ayudar a las niñas prostituidas y a las mujeres en general… porque hay muchas cosas que tienen que cambiar. Y hay que entender las leyes y utilizarlas inteligentemente para producir ese cambio.”
También en Nicaragua, el país que tan brutalmente le enseñó el quítate tú pa’ ponerme yo, Rosita está aportando su grano de arena para generar algunos cambios. Lleva ropa de regalo, juguetes, zapatos, champú y jabones, y se los entrega a la muchedumbre hambrienta, desesperada, que habita La Chureca, el basurero más grande de Centro América. Un lugar donde los niños y los adultos escarban 7 kilómetros de despojos, peleándose con los buitres por un pedazo de pan. Para esa población paupérrima, una lata de aluminio o una botella de plástico representa la esperanza de sobrevivir un día más. A ellos Rosita les trae cientos de canastas básicas, vacunas y -varias veces- a un pediatra, primo suyo.
-¿Por qué, entre tantos necesitados, vas a La Chureca? le pregunto.
-Por una foto que vi de una niña comiendo desperdicios sentada en una pila de basura, con un buitre a su espalda. Me partió el corazón.
Y es por esa naturaleza suya, que se conmueve y se mueve a la acción, que hoy celebramos a Rosita Morales-Peralta: una activista, una líder y un rayo de sol.

http://eltiempolv.com/articles/2013/05/30/ciudad_and_estado/doc51a7986d577e4829637870.txt

Andrés Ramírez: toda nuestra vida diaria está ligada de una forma u otra al gobierno, a los dirigentes y a sus políticas”

andres ramirez

Así como a nadar se aprende nadando, la compasión y la empatía se aprenden a fuerza de percatarse de las injusticias y las desigualdades. Andrés Ramírez, el sexto hijo de una familia de trabajadores migratorios, recorrió América de arriba abajo y recorrió 14 recintos escolares antes de graduarse del bachillerato. Cualquiera se atrevería a pensar que de tanto moverse de aquí para allá el joven Andrés pudiera haber perdido su camino; sin embargo, fue todo lo contrario… esta experiencia le sirvió para obtener una perspectiva más amplia sobre las marcadas diferencias que encontraba de un lugar a otro. Tomando en cuenta cómo los gobernantes sentaban las pautas que marcaban el destino de los habitantes y cómo cada decisión política y cada política gubernamental afectaba la vida y las opciones de sus ciudadanos. Esta noción se le quedó colgada en el alma para convertirlo en el hombre que es ahora: un hombre humano, un hombre atento al pulso de la realidad local y su conexión/repercusión en el ámbito nacional. Alguien involucrado con los inmigrantes, los obreros, el medio ambiente, la salud, la educación y en general, con la justicia social. Alguien motivado por un deseo de ayudar doblemente significativo. Por ayudar de abajo hacia arriba: guiando, aconsejando, informando al público sobre los recursos existentes y posibles estrategias o vías de acción para resolver los problemas; y por ayudar de arriba para abajo: conectando Washington, la capital de la nación, con las problemáticas locales y los contextos en los cuales se desenvuelve nuestra gente. “Para lograr cambios hay que estar involucrado. Para tener influencia, hay que entender de política porque quienes están a cargo de las decisiones que nos afectan, aquellos que nos gobiernan, son los mismos responsables de crear una diferencia. Todos los aspectos de nuestra vida diaria están ligados de una forma u otra al gobierno, a los dirigentes y a sus políticas”No es sorpresa pues, que Andrés eligiera estudiar Relaciones Internacionales en la universidad de Georgetown y Gobierno y Política en la Universidad de Maryland. Ambas carreras, compaginadas con su pasión y sus experiencias en la comunidad dieron a luz a Ramírez Group, una compañía dedicada al manejo de asuntos públicos, estrategia de comunicaciones y consultoría política. Este testigo fiel, que no se cansó de mirar cómo vivía la gente del pueblo en tantos y tantos municipios, tiene unos ojos que cargan el peso de mil historias y sus circunstancias. En ellos se puede ver a un ser que no se toma las cosas con levedad, sino que existe para poner en la balanza y sobre el tapete situaciones que nos afectan a todos y cada uno de nosotros. ¡Y por eso que hoy lo celebramos!

http://www.eltiempolasvegas.com/articles/2013/03/21/ciudad_and_estado/doc514b4c4a42464072452719.txt

Leo Murrieta, inspirando a la juventud

Leo

Padre fundador e ideólogo de Nevada Youth Coalition, (Coalición de la Juventud de Nevada)
Leo Murrieta ha coordinado múltiples esfuerzos comunitarios: ya preparando alimentos destinados a personar desamparadas, ya asistiendo el refugio de animales, planeando talleres de ciudadanía, limpiando parques o colaborando con otras causas y organizaciones. Gracias a su pasión, a su visión, en poco tiempo ha logrado posicionarse como el director estatal de Mi Familia Vota. Bajo su liderazgo esta entidad lanzó una exitosa campaña de registración de votantes que sumó ¡17,000 nuevos votantes locales! en las pasadas elecciones presidenciales.
Gracias a su pasión y visión, en poco tiempo ha logrado posicionarse como el director estatal de Mi Familia Vota.
Leo, oriundo de Sonora, México, llego aquí a los siete días de nacido y se crio en Naked City; un vecindario oscuro localizado detrás del Stratosphere. Mientras sus padres salían a trabajar, aprendió inglés mirando Sesame Street, programa que además fungió como su única niñera. Haber procedido de origenes tan humildes le permitió aprender a reconocer las necesidades, los retos de nuestros adolescentes y lo que cuesta elevarse por encima de la pobreza, de la falta de expectativas y del crimen que el barrio impone sobre nuestros jóvenes.

-”Hay que cambiar la conversación,” nos dice. “Hay que conectar a la juventud con los sistemas de enseñanza superior. Hay que decirles que ellos importan. Explicarles que no son diferentes a los demás y que tenemos grandes expectativas de ellos. Hay que hacerles ver que pertenecen a algo más grande que ellos mismos, que no están solos.”

Aprovechado su habilidad para los idiomas -habla ruso, inglés y español,- Leo Murrieta tenía planeado mudarse a Reno a fin de estudiar lenguas internacionales, pero en 2010, al final de las elecciones para gobernador de Nevada, entendió que de marcharse su tropa de más de cien estudiantes se quedaría sin un norte. ¿Quién les diría a estos chicos morenos, “los browns” del este de Las Vegas, que ellos también tienen derecho al progreso a pesar de la falta de lápiz y papel en sus escuelas, a pesar que nadie apuesta con fe a su futuro? ¿Quién les recordaría que el triunfo es igualmente patrimonio de ellos?

-¿Qué vamos a hacer ahora, Leo?, le preguntaron los muchachos al escuchar el anuncio del candidato ganador.

Meses de ardua labor habían llegado a su final. Los voluntarios estaban vestidos con sus mejores galas. Habían trabajado con ahínco en la campaña de Rory Reid y al escuchar que éste había perdido la carrera contra Brian Sandoval, se echaron a llorar en los hombros de Leo.

-Vamos a seguir luchando, les contestó. “No lloren… nosotros no hemos perdido nada, al contrario, hemos logrado hacer una gran diferencia. Que la mayoría de los latinos votaran en contra de Sandoval, un hispano, y a favor de Reid, demuestra el tremendo trabajo que hemos hecho.”

Más tarde, en Marzo del 2012, Leo Murrieta demostraría una vez más su talento para organizar e inspirar a la juventud al agrupar doscientos estudiantes bajo The Nevada Youth con el propósito de protestar ante los legisladores contra los recortes draconianos al presupuesto de educación; y lo hizo sin recibir un centavo de remuneración. Para esta campaña, como en otras ocasiones, alimentó a sus hambrientos activistas de su propio bolsillo, valiéndose de un pequeño cheque que recibía de la oficina de desempleo.

Y es por acciones desinteresadas como éstas y por su gran capacidad para infundir esperanza, organizar y dirigir tanto a jóvenes como a adultos que hoy celebramos a un héroe llamado: Leo Murrieta

http://www.eltiempolv.com/articles/2012/09/06/en_profundo/doc504901c2d9fa4262907217.txt

Artemisa Blanco: Nacida para dirigir

“Recuerdo con claridad ese día en el que yo, en una libreta amarilla, comparé los resultados de un año contra el otro de un precinto electoral. En ese justo momento, supe que entendía esto y que había nacido para hacerlo.”
En su libro, De qué color es tu paracaídas, Richard Bolles dice: “Mientras más clara es la visión de lo que buscas, más cerca estás de encontrarlo, porque aquello que buscas, también te está buscando a ti.”
A veces a nosotros nos cuesta mucho encontrar nuestro destino.
Artemisa Blanco, Artie, entendió cuál era el suyo, siendo casi una niña: había nacido para dirigir campañas, para inclinar la balanza electoral de un lado para el otro.

Artie se crió en una casita en medio del barrio, comprada con el dinero que su papá recibió debido a un accidente en el cual perdió una de sus manos. “Era una casita sin gabinetes, sin piso y con el tercer asiento de nuestra “van” como sofá, pero con mucho calor de familia, estructura y comida casera”.
Artie recuerda a su padre muy involucrado en la Asociación de Padres y Maestros, (Parent- Teacher Association, PTA) y sumamente activo en las elecciones locales.

En otoño del 2009, Artie llegó a Las Vegas contratada por The Hispanic Institute (THI)
En poco más de un año, bajo su liderazgo, THI inscribió a más de diez mil nuevos votantes y su tropa de jóvenes hispanos tocó en más de 156,000 puertas. “Nuestros jóvenes no pueden, en su mayoría, darse el lujo de servir de voluntarios cuando sus necesidades básicas no están cubiertas. Por eso me empeño en darles una oportunidad de servicio y de trabajo, como la que yo recibí de parte del congresista Gene Green.”
“Cuando mi papá me decía que fuera a solicitar trabajo a la oficina de este congresista, yo le contestaba:
“-pero papá, ¿quien le va a hacer caso una pobre muchacha de barrio?…”
Veinte y tantas primaveras después, Artie es la Directora Estatal de uno de los sindicatos más poderosos de los Estados Unidos y la artesana de múltiples campañas exitosas en todo el país.

Gracias a su visión se instauro en Las Vegas “Mi Familia Vota”, una organización sin ánimo de lucro, cuyo propósito es unir a la comunidad y a sus aliados con el fin de promover la justicia social e igualdad económica para los hispanos.
Y es por esa gran capacidad analítica y su agudo instinto político, ahora dedicado al servicio de la comunidad laboral, que hoy con mucho cariño celebramos a nuestra querida Artie!

http://www.eltiempolv.com/articles/2011/04/21/en_profundo/doc4db06b2169c31259091543.txt